21-devo-webheader.jpg

Devocional – 2022

Cuando el día comenzó a refrescar, el hombre y la mujer oyeron que Dios el Señor andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera.

—Génesis

 

Dios siempre ha deseado tener una relación cercana e íntima con la humanidad. No fue hasta que el verdaderamente devastador “virus” del pecado y sus efectos separaron a Adán y Eva de Dios y ellos corrieron y se escondieron de Él avergonzados.

 

Hoy en día, demasiadas personas se esconden de Dios cuando deberían correr hacia Él. Las buenas nuevas son que Dios vino a cerrar todas las brechas de separación a través de Jesucristo. En otras palabras, nada puede separarnos de Su amor, ni la vergüenza, ni la culpa, ni el miedo, ni nada más.

 

Al comenzar el año 2022, es nuestro deseo como familia de Life Church buscar a Dios juntos al tomar una decisión consciente de acercarnos a Él y experimentar Su presencia. Como Su palabra declara: “Acérquense a mí y yo me acercaré a ustedes…” (Santiago 4:8).

 

Podemos hacer esto ayunando y orando. Es nuestra forma de eliminar las cosas de la vida detrás de las cuales nos hemos escondido, como la comida, las redes sociales, la televisión, y reenfocar nuestra atención y devoción en Dios. Hablar con Él en oración da tiempo para que Él nos hable de nuevo.

Oración

Padre celestial, mientras me dedico a estos 21 días de ayuno y oración, te pido que me des un nuevo deseo hacia ti. Permíteme tener un encuentro íntimo contigo y que pueda experimentar tu presencia de una manera real y personal. En el Nombre de Jesús oro.


Meditación diaria de las Escrituras

 

Semana 1:

DÍA 1: LUNES 10 DE ENERO

 

Hebreos 11:6

En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.

DÍA 2: MARTES 11 DE ENERO

Zacarías 8:21

que irán de una ciudad a otra diciendo a los que allí vivan: ‘¡Vayamos al Señor para buscar su bendición!

¡Busquemos al Señor Todopoderoso!
¡Yo también voy a buscarlo!’

DÍA 3: MIÉRCOLES 12 DE ENERO

Salmos 105:4

Recurran al Señor y a su fuerza; busquen siempre su rostro.

DÍA 4; JUEVES 13 DE ENERO

Isaías 55:6

Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano.

DÍA 5: VIERNES 14 DE ENERO

Colosenses 3:1

Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios.

DÍA 6: SÁBADO 15 DE ENERO

Salmos 34:4

Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores.

Semana 2:

Lucas 5:15-16 (NVI)

Sin embargo, la fama de Jesús se extendía cada vez más, de modo que acudían a él multitudes para oírlo y para que los sanara de sus enfermedades. Él, por su parte, solía retirarse a lugares solitarios para orar.

Para Jesús, y para la mayoría de nosotros, nunca hay escasez de cosas que deben hacerse. A menudo vivimos bajo la “tiranía de lo urgente”. Pero aquí, en cambio, dice que Jesús se retiraba a menudo a un lugar de soledad para acercarse al Padre en oración. “A menudo” significa que Él hizo esto MÁS de lo que satisfizo las necesidades de las personas, y había muchas de ellas. Se dio cuenta de que a menos que estuviera lleno de la presencia de Dios, no tendría nada que dar a quienes lo rodeaban. Dios Padre te está invitando a este mismo lugar de soledad, un lugar donde estás a solas con Él. Es allí que Él te llenará para que puedas desbordar de Su amor, Su alegría y Su paz a todos los que te rodean.

 

Al comenzar esta semana, ore esta oración:

Aléjame, Jesús, de todo el ruido que me distrae de Tu voz, del ajetreo que me roba la paz, de la urgencia que me impide experimentarte a Ti y todo lo que tienes para mí en este momento. Te doy a todos ya todo, y entro en este lugar de soledad, en unión contigo.

Meditación diaria de las Escrituras

DÍA 8: LUNES 17 DE ENERO


Mateo 6:6 NVI

Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

DÍA 9: MARTES 18 DE ENERO

 

Salmo 63:1-2 NVI

Oh Dios, tú eres mi Dios; yo te busco intensamente.
Mi alma tiene sed de ti; todo mi ser te anhela, cual tierra seca, extenuada y sedienta.

Te he visto en el santuario y he contemplado tu poder y tu gloria.

DÍA 10: MIÉRCOLES 19 DE ENERO

 

Lucas 11:1 NVI

Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos:

—Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos.

DÍA 11; JUEVES 20 DE ENERO


Salmo 1:2-3 NVI

sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella.
Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!

DÍA 12: VIERNES 21 DE ENERO

 

Juan 4:23 NVI

Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren.

DÍA 13: SÁBADO 22 DE ENERO

2 Corintios 13:13 TLA

¡Que el Señor Jesucristo los bendiga!
¡Que Dios les muestre su amor!
¡Que el Espíritu Santo los acompañe siempre!

Semana 3:

Salmo 42:1-2

Cual ciervo jadeante en busca del agua, así te busca, oh Dios, todo mi ser.
Tengo sed de Dios, del Dios de la vida. ¿Cuándo podré presentarme ante Dios?

Así como la vida del ciervo depende del agua, nuestras vidas dependen de Dios y anhelan Su presencia. Podemos tratar de llenar este anhelo con otras cosas, personas o lugares en la vida, pero es un vacío que solo Él puede llenar.

 

Cuando disminuimos la velocidad y nos enfocamos en Dios, distraemos nuestra mente de las situaciones presentes que pueden traer depresión, ansiedad y estrés. Nuestro estado de ánimo comienza a mejorar porque estamos literalmente enfocados en nuestra esperanza en Jesucristo. Así como el ciervo brama por el agua, entonces se enfoca en encontrarla y no descansará hasta que haya encontrado lo que está buscando. ¡Necesitamos este tipo de actitud implacable mientras buscamos nuestra Roca, nuestro Refugio y nuestro Redentor!

 

Anímate esta semana, Dios no te ha desamparado. Si desacelera su búsqueda de otras cosas y lo busca, lo encontrará, y cuando lo haga, también encontrará paz, gozo, consuelo, amor y descanso. La vida siempre va a tener su flujo y reflujo, pero cuando tienes a Dios en quien apoyarte, siempre tendrás un refugio.

 

Dios no trata de esconderse de nosotros, Él quiere que deseemos Su presencia. Él no fuerza Su voluntad sobre aquellos que no lo eligen. Así como el ciervo tiene sed de agua, va al arroyo a beber. Entonces, si tienes necesidad hoy y tienes sed de Dios, entonces ve al arroyo. No esperes a que alguien o algo más te traiga agua.

Oración

“Padre, perdóname cuando no te busco para satisfacer mis necesidades. Soy culpable de buscar en todos los lugares equivocados. No te estás escondiendo, simplemente estás esperando… ¡esperando que te llame! Anhelo sentir Tu presencia en este mundo acelerado de lucha y confusión. Lléname con Tu amor y el consuelo de Tu Espíritu y concédeme el entendimiento que necesito para tener éxito en este viaje de la vida hasta que alcance mi descanso final en Ti, en el nombre de Jesús, amén.”

DÍA 15: LUNES 24 DE ENERO
 

Isaías 40:31

pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.

DÍA 16: MARTES 25 DE ENERO


Santiago 5:7-8

Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!

DÍA 17: MIÉRCOLES 26 DE ENERO

Salmo 27:14

Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!

DÍA 18; JUEVES 27 DE ENERO

Proverbios 3:5-6

Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.

DÍA 19: VIERNES 28 DE ENERO

 

2 Pedro 3:9

El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan.

DÍA 20: SÁBADO 29 DE ENERO

 

Gálatas 5:22

En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad